Skip to content

Mariposas en el estómago.

17 enero, 2006

“Se suponía que el enamoramiento era un paso previo al Amor, con mayúsculas. Es decir, una primero se enamoraba, sentía mariposas en el estómago, experimentaba un brote de felicidad desatada que parecía iluminar el mundo entero, se obsesionaba con una monomanía en la que todo le recordaba al amado, dejaba de comer, suspiraba sin razón aparente, canturreaba al levantarse, sentía como se elevaba en una nube y, despegadas las plantas de los pies del contacto con el nada poético, el muy gris y muy realista asfalto de cada día, se transportaba a otros mundos de colores más vivos”.

Lucía Etxebarria, De todo lo visible y lo invisible“.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: